Maria Teresa de Borbón Parma o el impulso vital








Los aficionados a las revistas del corazón y a los foros de la realeza tal vez no sepan mucho de María Teresa de Borbón Parma, una princesa atípica que si bien podría haber concitado la atención de los medios por su físico y su estilo, en lugar de convertirse en una Alteza Real  de lujo escogió una vida militante e intelectual. (Leer más)



     La trayectoria y la actitud vital de esta doctora en sociología, fue destacada en el homenaje que le rindió la semana pasada el  Partido Carlista en el Ateneo de Madrid en el que se subrayó su voluntad de entendimiento que la convierte en referente de las jóvenes generaciones y su actitud idealista y generosa. Ha movido a la gente, ha tratado de despertar las mentes y que no me hablen de la princesa roja si no de una luchadora, dijo su sobrino Don Carlos Javier de Borbón Parma. Actual jefe del Partido Carlista: socialista, autogestionario y federalista que desde 1970 hasta su muerte lideró su padre y hermano de la princesa María Teresa, Don Carlos Hugo de Borbón Parma.







 



María teresa de Borbón Parma



       Aunque tal vez (y esto es una opinión totalmente personal), lo más sobresaliente de María Teresa, lo que la convierte en una persona atractiva y singular,  no es únicamente: su genealogía, los numerosos libros que ha escrito,su activismo político y social, sus estudios de árabe o sus entrevistas con mandatarios de todo el mundo desde Yasser Arafat a Chávez o Mitterrand,  sino   la vitalidad y pasión que se trasluce detrás de sus maneras exquisitas.    Así, da la sensación que para la princesa de la Legitimidad Proscrita, las ideas, en lugar de formar parte de un conjunto de entidades abstractas,  se mezclan con la vida y las gentes, se humanizan o se expanden fulgurantes.  Lo que quiero decir, es que  la personalidad de la homenajeada es la de alguien con un gran sentido del humor con quien uno nunca se aburre ya sea en un restaurancillo bohemio de París o una cena formal, lo cual no deja de ser una manera  inteligente de  practicar  las virtudes de sensibilidad y preocupación por sus semejantes que pusieron de relieve los participantes en el acto.
      Si a veces algunos homenajes resultan previsibles, no fue el caso de éste,  un viento de romanticismo y de utopía se colaba por el viejo salón del Ateneo.  La princesa carlista, que participó en las conversaciones de la Junta democrática en 1974 en París, citó a Valle-Inclán y a Dostoyevski, recordó también  a su padre Don Javier, que estuvo preso en los campos de concentración de Natzweiler y Dachau y revindicó  el capital simbólico del carlismo, su empuje formidable y el papel de algunos miembros de su familia  en la oposición a la dictadura.  En la cena  posterior en el restaurante La Favorita se mezclaron gentes muy diversas: viejos amigos de la homenajeada, un anciano carlista en silla de ruedas que expresó su emoción por este acto o un sexagenario profesor de economía, actualmente en la directiva de podemos. Al final  se intercalaron algunos trozos de óperas famosas y como colofón el famoso himno  Oriamendi.



Algunos asistentes al homenaje en el Ateneo de Madrid









Carlos Javier de Borbón Parma, jefe dinástico y político del carlismo








http://royaute-news-archives.eklablog.com/carlismo-hoy-princesa-maria-teresa-borbon-parma-a108809040?noajax&mobile=1
http://elgritodelalechuza.blogspot.com.es/2014/08/articulo-en-liberation-sobre-dona-maria.html

Comentarios

  1. Yo también asistí al homenaje y estoy de acuerdo con tu análisis de la personalidad tan compleja, rica y generosa de María Teresa de Borbón Parma. Yo también, como dices y como se dijo en el Ateneo, admiro el ejemplo que siempre nos ha dado como luchadora entusiasta por una humanidad mejor.

    ResponderEliminar
  2. Sí, creo que es algo en lo que coincidimos muchas personas. El idealismo y la generosidad en la entrega siguen se siendo valores muy importantes sobre todo en estos tiempos de desencanto. Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan tus post sobre aristócratas demócratas, progresistas, a contracorriente de lo que se supone que debe ser el comportamiento de alguien con abolengo y sangre azul.
    Ahora lo tuiteo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Sólo recuerdo éste último sobre aristócratas progresistas pero igual he escrito alguno más. Me pareció que dado la gran influencia del carlismo en la historia de España, sería interesante ver la evolución de algunos de sus representantes en el modesto espacio de un post. Muchas gracias por tu comentario, Juan Carlos y un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carmen Lomana o el triunfo de Mariquita Pérez

La silenciosa muerte de Mary Larrañaga