La novela "Ya no te creo" de Matilde Horber, excelente crónica de una separación





¡Quién no ha estado tentado alguna vez de convertir su vida en una obra de arte!, la Autoficción, término creado en 1977 por Serge Doubrovsky para definir un libro basada en elementos autobiográficos, ha estado presente en la literatura desde La Odisea, pero actualmente se ha convertido en un género de moda.  La novela Ya no te creo, de Matilde Horber, se encuadra dentro de esta tendencia pese a estar escrita en tercera persona, lo que permite un mayor distanciamiento del lector  frente a todo lo que sucede en los meses que siguen a la separación de la protagonista. 
Leer más


      El argumento gira en torno un hecho muy frecuente;   María, cansada de las infidelidades de Alfredo, decide separarse  y ha de afrontar la pérdida de la convivencia con sus hijos, el cambio, a peor, en su situación económica y la venganza de su ex marido dispuesto a utilizar ventajosamente su situación de poder.
       Toda separación esconde un drama.  Los acontecimiento que se relatan en esta novela suceden en el último año de la década de los ochenta, cuando aún la sociedad no era tan permisiva con este tipo de situaciones como en la actualidad y, aunque estamos muy lejos de la época en la que Anna Karènina vio cerrada todas las puertas a su futuro, las relaciones amorosas y eróticas de las mujeres solas aún siguen suscitando desconfianza   
      En esta novela,  la narración empieza cuando María acaba de comunicar su decisión de cambiar de vida a su marido y comprende sus consecuencias. A partir de entonces, como si una cámara cinematográfica siguiera al personaje principal del relato,  asistimos al desarrollo de los acontecimientos que se van sucediendo en la vida de la protagonista: el alejamiento  de sus hijos, la tensión con miembros de la propia familia, el juego de fuerzas; rencores,  mezquindades e intrigas que se conjugan en una narración realista y eficaz en la que Matilde Horber consigue trasmitirnos la angustia de María ante la posibilidad de separase de sus hijos y reflejar el machismo latente en la España del momento.
       El relato  mantiene siempre el punto de vista de la protagonista. Su estilo, con un lenguaje  fresco y directo, nos introduce en el centro de los acontecimientos que se van sucediendo, mientras asistimos a la evolución vital de María en el proceso en el que " Lo ha perdido todo, incluso a sí misma, ahora le cuesta reconocerse. Las cosas que había creído imperecederas han desaparecido, la mayoría de sus certezas se han convertido en dudas". 

Este thriller sicológico, presentado con impecable realismo, cuyo final sugiere que habrá una continuación en forma de serie o trilogía, puede encontrarse en Amazon.           

Comentarios

  1. Lo he leído y me ha encantado. La venganza es el mayor de los placeres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una novela que engancha y se lee de un tirón.

      Eliminar

Publicar un comentario